Isabel Steva "Colita" nace en Barcelona, en pleno corazón del barrio del Eixample, un 24 de Agosto de 1940, a la hora de la siesta. Estudia hasta los 17 años en el colegio Sagrado Corazón, y tras acabar el preuniversitario de letras, se traslada un año a París para estudiar Civilización Francesa en la Universidad de la Sorbona.

A su vuelta a Barcelona, conoce a los fotógrafos Oriol Maspons, Julio Ubiña, Francesc Català Roca y Xavier Miserachs, de los cuales aprende el "oficio" y se profesionaliza como fotógrafa, aunque ella siempre ha considerado a Paco Rebés como su "descubridor" y mentor. En 1962, trabaja en el archivo de personajes de la película Los Tarantos (Rovira Beleta, 1963) y traba amistad con su protagonista, la genial bailaora de flamenco Carmen Amaya. Su afición al flamenco la lleva a Madrid, donde se instala durante dos años. Realiza las fotografías de promoción de Antonio Gades y La Chunga. Fruto de este período y de un viaje al sur de España es su libro Luces y sombras del Flamenco (Editorial Lumen) con texto de José Caballero Bonald, reeditado y ampliado en 1998 (Fundación José Manuel Lara).

La añoranza por el Mediterráneo y su ciudad natal, la devuelve a Barcelona. Eran los últimos años del franquismo y colabora con la prensa progresista del momento, destacando, Fotogramas, Tele-Expres, Mundo Diario, Destino. Su primera exposición fue Evocaciò del Modernisme, (Colegio de Arquitectos, 1965), una colectiva de los artistas plásticos: Argimón, Colita, Curós, Jordi Galí, Guinovart, Oriol Maspons, Ràfols Casamada, Tharrats y Román Vallès, comisariada por Cesáreo Rodríguez Aguilera.

Alterna la prensa con la fotografía de cine, colaborando con la denominada Escuela de Barcelona (Vicente Aranda, Jaime Camino, Jacinto Esteva, Carles Duràn, Gonzalo Suárez, etc.), corriente cinematográfica que surge en Barcelona con la ambición de realizar un cine de corte europeo y progresista, en contraposición a la cinematografía "oficial" del franquismo. Esto le da la oportunidad de trabajar con los mejores directores de fotografía del momento, como Luis Cuadrado, Juan Amorós, Fernando Arribas, etc.

Se especializa en retrato y es considerada una de las fotógrafas de la denominada Gauche Divine (grupo de profesionales, intelectuales y artistas de la época), con dicha colección de retratos, realiza una exposición en la galería Aixelà (1971), que fue patrocinada por Boccacio y su promotor Oriol Regàs. Resultó la exposición más corta de su carrera profesional. Fue clausurada al día siguiente por la policía.

En 1967 colabora estrechamente con la discográfica Edigsa, y el movimiento de La Nova Cançó, realizando campañas de prensa y promoción, portadas de discos, pósters, etc. Guillermina Motta, Núria Feliu, Ovidi Montllor, Raimón y Joan Manuel Serrat son algunos de los artistas más fotografiados por la autora. En 1998, esa colaboración se materializa en la exposición El Serrat de Colita.

Su afición a la novela policíaca y de misterio hace que Beatriz de Moura, directora de Tusquests Editores, le confíe la colección Serie Negra, que compagina con la dirección del departamento de fotografía de la revista Vindicación Feminista hasta 1978.

Durante la transición democrática colabora con Interviu, Reporter, Cuadernos para el Diálogo, La Calle, Boccaccio, etc. Colita, en 40 años de profesión, ha realizado más de 40 exposiciones y publicado más de 30 libros de fotografía, entre otros: Una tumba, Els Cementiris de Barcelona, Antifémina, La meva Cançó, Els Barcelonins...

Tras la llegada de los ayuntamientos democráticos y la desaparición del franquismo, se especializa en fotografiar su ciudad, Barcelona, y su Área Metropolitana, evidenciando sus cambios y evolución, y siempre reflejando la vida cultural y social de Cataluña.

Su obra figura en la colección del Museu Nacional D'Art de Catalunya (MNAC) y parte de su extensa obra, está depositada en el Arxiu Nacional de Catalunya, en el Arxiu Municipal de Barcelona, en el Institut del Teatre, la Fundació Campalans, la Fundació Brossa y la Filmoteca de Catalunya.

En 1998, el Ayuntamiento de Barcelona le impone la Medalla de oro al Mérito Artístico, junto a los fotógrafos Oriol Maspons y Leopoldo Pomès y en el año 2004 obtiene la Creu de Sant Jordi, otorgada por la Generalitat de Catalunya, siendo su presidente Pasqual Maragall.

Comisaría la expocisión Fotògrafes pioneres a Catalunya (2005), en el Palau Robert de Barcelona, junto a la historiadora Mary Nash, abriendo una ventana a la recuperación de las fotógrafas olvidadas.

En 2009 recibe los premios Joan Reventós a la Memoria Popular de la Fundación Rafael Campalans; FAD de Honor Sebastià Gasch de Artes Parateatrales y el Premio a la Comunicación No Sexista, otorgado por Dones Periodistes.

Su obra figura en la colección del Museo Nacional de Arte de Cataluña y en la colección permanente del Museo Reina Sofía.

Medalla del FAD 2012, un galardón que desde 1928 distingue cada año el reconocimiento al trabajo y la trayectoria de varios personajes, proyectos e Instituciones, por una labor global o una trayectoria vital sólida y continuada en alguno de los múltiples terrenos que integran el conjunto de los artes.

También ha sido nombrada Doctora Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Barcelona en el año 2012.

En el año 2013 se le concede el IV Premio Nacional de Fotografía Piedad Isla que concede la Diputación Provincial de Palencia, premio por el que siente una especial predilección y que le emociona particularmente por llevar el nombre de una fotógrafa a la que admira enormemente.

Una antológica en la Fundación Catalunya La Pedrera en el 2014 ocupa la planta noble del emblemático edificio de Gaudí. La exposición titulada Colita, ¡porque sí! es comisariada por Laura Terré.

En el año 2014 se le concede el Premio Nacional de Fotografía, premio que rechaza por la situación de la cultura y la educación en la España del ministro Wert y el presidente Rajoy.

En el año 2015 se le concede el Premio Bartolomé Ros a la mejor trayectoria española en fotografía. El jurado, formado por Rosa Ros, responsable del legado de Bartolomé Ros; Gervasio Sánchez, fotógrafo; Rafael Doctor Roncero, comisario; João Fernandes, subdirector del Museo Reina Sofía; y Alberto Anaut, presidente de PHotoEspaña, quieren reconocer con este premio "la coherencia de su trayectoria, su independencia profesional y el conjunto de su trabajo, testigo de una época, vivida desde dentro.

En enero de 2017 expone Colita Flamenco en el Palacio de Carlos V de La Alhambra de Granada, una selección de sus mejores fotografías de flamenco, de la que se edita para la ocasión un magnífico catálogo. Otro hito en su trayectoria profesional.

En noviembre de 2017 se le nombra Mestra (maetsra) de la Cadena de Mestres FAD, la más alta distinción de esta importante institución catalana dedicada al mundo de las artes y el diseño. Como homenaje se vuelve a producir la exposición de la Gauche Divine, que en el año 1971 no pudo acabar de ser exhibida. Con este acto, también llamado Finissage, se cerró un círculo que quedó incompleto en su momento.

En noviembre de 2018 y coincidiendo con el 40 Aniversario de la Constitución Española, se organiza en el Senado y el Congreso (Madrid) la gran exposición El poder del arte, donde Colita expone 40 fotografías pertenecientes al fondo del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS) y tiene el honor de ser elegida una de sus imágenes de la transición española como cartel e imagen gráfica de la misma.